Directorio de articulos. Publica articulos gratis. Posicionamiento SEO y web
Directorio de Software online Cloud, SaaS, PaaS y IaaS
Buscador de Cursos en PortalSaas
23May/130

En un mercado académico diverso ¿Cómo elegir?

Determinar qué estudiar es para muchos una tarea compleja, ya que debe aportar conocimiento, y a su vez, generar valor agregado a las actividades laborales que se realicen.

Lo más común al iniciar una carrera o posgrado es elegir un área que se adecúe a los intereses y habilidades de cada individuo. Sin embargo, un sinnúmero de personas termina estudiando lo que está de moda, lo que sus ingresos le permiten, lo que estudiaron sus padres o abuelos —con el fin de mantener una tradición familiar— o simplemente, aquella opción que les genere mayor proyección laboral, así no sea de su total agrado.

Con el fin de evitar que este tipo de situaciones se produzcan, miles de centros educativos alrededor del mundo prestan especial atención a lo que ocurre en el entorno político, social, económico, cultural y tecnológico, tanto en escenarios nacionales como internacionales, para diseñar propuestas de estudio innovadoras y dinámicas, que cautiven el interés de quienes van a ingresar a sus aulas.

Cabe destacar que no solo se piensa en los contenidos, también, en las metodologías de impartición, descuentos y formas de financiación, que promuevan el estudio de dos o más cursos, tanto en diferentes etapas como de manera paralela. De esta forma, se le brinda a los actuales y futuros profesionales una infinidad de posibilidades para prepararse, seleccionando las temáticas que se adapten a sus gustos, capacidades y experiencia.

¿Estudios: complementarios o heterogéneos?

Uno de los interrogantes que surgen al iniciar la formación profesional es, si después de finalizada una carrera, el área seleccionada se va a poder integrar con otras, así pertenezca a categorías opuestas: Medicina y Economía, Psicología y Marketing, Derecho y Periodismo. La respuesta es sin duda positiva, debido a que los actuales programas académicos están dirigidos a profesionales de diversos campos, quienes se identifican con los temas ofrecidos, buscando ampliar sus conocimientos y estar a la vanguardia de lo que el mercado laboral exige.

El dinamismo que se presenta en el ámbito educativo actual, es sorprendente. Años atrás, no era común que las personas llevaran a cabo estudios que no estuvieran directamente relacionados con la profesión elegida. Hoy el panorama ha cambiado, en gran medida por la oportunidad que proporcionan las instituciones de educación superior de efectuar dos carreras simultáneamente, sin que una se vincule con la otra.

“A través de las consultas que realizan los usuarios en los países que integran nuestro directorio educativo online, Educaedu, se detalla que la búsqueda de disciplinas, distintas a las que se eligieron como profesión, es una tendencia que se incrementa cada vez más. Por ello, día a día nos preocupamos por ofrecer en nuestra página diversas alternativas que estimulen el progreso de quienes visitan el directorio”, asegura Keli Campos, Gerente de Contenidos de Educaedu.

Durante el último mes, las más de 166 mil consultas efectuadas al directorio educativo, contenían preguntas que abarcaban desde el precio, duración y modalidad, hasta los requisitos de ingreso, incluyendo ¿Cuál es el tipo de profesión que se exige para llevar a cabo estudios de posgrado o cursos complementarios? Si bien no se puede definir una cifra exacta del número de profesionales que solicitan este tipo de información, se observa que se ha incrementado, especialmente en países de América Latina como Colombia, Brasil, México, Chile, Argentina, Perú y Ecuador.

5Dec/120

¿Estudiar y trabajar son el complemento perfecto?

La competencia para terminar los estudios de grado aumenta considerablemente entre los alumnos, y aunque no existe una edad ideal para obtener un título profesional, en promedio la mayoría de estudiantes finalizan su profesionalización a los 29 años.

Especialmente en América Latina no hay un estándar para culminar una carrera, pero según el país existe una variación particular; por ejemplo, en Brasil los estudiantes finalizan sus programas educativos a temprana edad, en Colombia el promedio varia entre los 27 y los 29 años, y en Argentina el nivel de profesionalización se presenta en un periodo más tardío. A pesar de estas cifras, hay una verdad que se vive en el día a día y es la valoración significativa que recibe la experiencia laboral, por eso lo ideal sería lograr posicionarse en el mercado y ganar experiencia rápidamente para sumar oportunidades en compañías de renombre.

Aun así, es claro que estudiar y trabajar requiere de mucha disciplina y dedicación, además de un gran esfuerzo, pero la elección muchas veces es obligada por la situación económica, más que por el deseo del estudiante.

Por lo general las personas en mejores condiciones financieras prefieren aprender distintas habilidades o aprovechar la experiencia de vivir fuera del país, sucediendo lo contrario con aquellos que no tienen las mismas oportunidades, ya que primero se desempeñan en trabajos que les permiten costear sus estudios o créditos, haciendo que se desvirtúe la línea imaginaria de edad promedio.

Lo realmente importante es encontrar el equilibrio de los tiempos para hacerse profesional, en algunas ocasiones es mejor postergarlo, en otras conviene más titularse temprano y tener un proyecto aterrizado sobre las posibilidades laborales. En ciertos países de Latinoamérica se discrimina por ser muy joven o muy grande, pero esto varía según las necesidades específicas del mercado y de las empresas.

Finalmente no existe una edad ideal, todo depende de la profesión que se quiera estudiar y las posibilidades que ofrece la institución, de igual forma, para poder encontrar el complemento perfecto es importante escoger el tipo de impartición, full time o part time, presente en portales como Educaedu donde el estudiante puede seleccionar entre una amplia oferta educativa.