Directorio de articulos. Publica articulos gratis. Posicionamiento SEO y web
Directorio de Software online Cloud, SaaS, PaaS y IaaS
Buscador de Cursos en PortalSaas
2Sep/130

Curiosidades sobre la sastrería en España

- Durante el siglo XVI, cuando la Corte española regresó a España (1561), se produjo una gran migración de sastres a la capital con el fin de hacerse con la confianza de la realeza. Fue en esta época cuando los sastres comenzaron asiduamente a usar bocetos y a innovar en los trajes y vestidos de la época. Por ello se le conoce a este período como la antesala de lo que tres siglos más tarde se conocería como alta costura. Incluso durante esta época (1579) fue publicado el libro “El libro patrón del sastre”, un libro pionero en diseño y confección que incluía 135 bocetos de traje masculino.

 

- Una de las anécdotas más interesantes se sitúa en Madrid. En el siglo XIX llegó al boom de las camisas a nuestro país (una tendencia novedosa que provenía del Reino Unido). En aquella época, tres camiserías se repartían al pastel en la capital madrileña (desgraciadamente, la fuente original no cita el nombre de estas sastrerías). Fue entonces cuando una de ellas trató de desmarcarse de la competencia poniendo un cartel que rezaba: “la mejor sastrería de Madrid. La sastrería de al lado no quiso ser menos y colocó otro que decía: “la mejor sastrería de España”. El tercero, por su parte, al ver los carteles de la competencia optó por anunciarse como “la mejor sastrería de la calle”.

 

- Las camisas tuvieron su origen en el siglo XVIII en Reino Unido, mientras que su auge en España tuvo que esperar hasta principios del siglo XIX. En esta época las camisas eran blancas porque así la gente adinerada podía demostrar que tenía dinero para llevar siempre los cuellos y puños impolutos. Estas partes de la camisa eran las únicas que se podían ver ya que al ser considerada una prenda de ropa interior era de mal gusto quedarse solo en camisa. De esta época también proviene la norma de colocar los botones de las camisas masculinas en el lado contrario de las femeninas; esto era así porque los hombres podían sostener la espada con la mano derecha mientras se desabrochaban la camisa, mientras que las mujeres podían hacerlo sosteniendo al bebé con la izquierda.

 

- Los primeros gremios de sastres en España datan de principios del siglo XII.

 

- La sastrería femenina (más allá de miembros de la realeza) tiene su origen en España en el siglo XIX y debe su nacimiento a la actividad de montar a caballo. Durante los siglo XVII y XVIII las amazonas acostumbraban a llevar ropas de montar muy parecidas a las de los hombres (incluso rehacían las prendas de sus maridos). Fue a mediados del siglo XIX cuando algunas mujeres de la aristocracia decidieron contratar los servicios de sastres, que pronto pusieron de manifiesto su maestría para realizar la figura femenina.