Directorio de articulos. Publica articulos gratis. Posicionamiento SEO y web
Directorio de Software online Cloud, SaaS, PaaS y IaaS
Buscador de Cursos en PortalSaas
17Dec/130

5 claves para ahorrar electricidad en el consumo del aire acondicionado

Con la ligera baja de temperaturas de Septiembre, la utilización del aire acondicionado va a ser más moderada, no obstante, seguramente será el momento en que nos llegue la factura de la electricidad. Es muy probable que si no hemos usado nuestro aire acondicionado de manera consciente, nos encontremos una sorpresa en la factura. Si es así, debemos cambiar nuestros hábitos en cuanto al uso del aparato de refrigeración se refiere. Para que el próximo año no pase lo mismo, tan solo se deben seguir unas claves para ahorrar en electricidad la próxima temporada veraniega.

 

Cómo ahorrar en electricidad

1. Adquirir un equipo de climatización eficiente

Actualmente podemos encontrar buenas ofertas de aires acondicionados. Comprar un buen equipo compensa para toda la vida. Al acudir a nuestra tienda debemos fijarnos en la etiqueta energética. Ésta ayuda a clasificar a los electrodomésticos de mayor a menor eficiencia. Los de clase A son los que tiene menor consumo, por lo tanto, es preferible adquirir uno de esta tipología.

 

2. Colocar el aparato en una zona adecuada

Principalmente debemos instalar nuestro aire acondicionado en zonas donde circule el aire y no esté expuesto al sol. Lo recomendable también es situarlo en las estancias donde realicemos más actividades durante el día.

 

3. Encender el aparato solo cuando sea necesario y no sobrepasarnos con la temperatura

El objetivo del aparato es acondicionar los habitáculos y refrigerar las estancias. Debemos ser conscientes y no convertir las habitaciones en congeladores, sino que el uso debe ser solo para mantenernos frescos frente a las altas temperaturas en verano.

 

4. No dejar encendido el aparato mientras no estamos en casa

Aunque existen aparatos avanzados que cuentan con detector de personas para su encendido y apagado, lo recomendable es verificar que apagamos el aparato cuando vamos a salir de casa. Si no tenemos en cuenta este detalle, el consumo se disparará y al regresar encontraremos nuestra casa congelada.

 

5. Cerrar las puertas y las ventanas

Para una mayor eficiencia es muy importante mantener la habitación cerrada. Si dejamos las puertas abiertas no alcanzaremos a refrigerar el habitáculo deseado y tampoco las demás zonas de la casa. Es conveniente cerrar las ventanas para que el aparato no realice mayor sobreesfuerzo y por lo tanto más gasto.

 

 

Si seguimos estos pequeños consejos gozaremos con tranquilidad de las ventajas que nos proporciona un equipo de climatización sin tener ningún susto a final de mes. Si este verano no has dado el paso para adquirir un aire acondicionado, ahora es el momento. Actualmente, existen en el mercado, opciones que permiten comprar un aire acondicionado barato sin prescindir de las prestaciones necesarias. Lo mejor es contar con la ayuda de los profesionales del sector para que te aconsejen a la hora de comprar el mejor equipo que se adapte a tus necesidades. Y no tendrás que esperar al año que viene para empezar a usarlo, el aparato de climatización también puede ser muy útil durante la época invernal.

 

 

Acerca del autor:

Climafoertas, empresa con gran experiencia en el mercado de refrigeración y climatización, comercializa todo tipo de aire acondicionado y piezas de recambio.

Para más información: www.climaofertas.com

1Aug/120

Saca el máximo partido a tus persianas

Estar cómodo en casa y ahorrar energía puede ser tan sencillo como aprovechar elementos que ya tenemos en casa. Las persianas, sin ir más lejos, pueden convertirse en reguladores de la temperatura interior. El calor y el frío entran y salen de nuestros hogares principalmente a través de las aberturas o ventanas, y es aquí donde las persianas y cerramientos entran en juego, controlando estas entradas y salidas, mediante automatismos, sin necesidad de conectar el aire acondicionado para estar frescos.

Existen diferentes tipos de persianas, en función del material (PVC, madera…), el color, el tamaño, o el movimiento (algunas incorporan la posibilidad de orientar las lamas para controlar la luz y la intimidad). Normalmente, ponemos un motor a la persiana grande o balconera y movemos las otras únicamente por la mañana y la noche, porque la cinta nos resulta engorrosa. De esta manera, renunciamos a uno de los primeros elementos para crear ambientes en nuestro hogar, mediante una gestión de la luz natural y la temperatura.

Instalar motores para persianas es algo cada vez más común en muchos países de Europa como Francia o Alemania. Hoy en día la oferta es extensa y fiable, con marcas establecidas desde hace tiempo, como Somfy. La instalación no suele ser complicada si hay un punto de luz cerca de la ventana, aunque es recomendable que lo haga un profesional que sepa escoger el motor en función del eje y peso de la persiana en cuestión. Por supuesto, renovando toda la ventana se consiguen mayores mejoras en el aislamiento de la habitación y la vivienda en general.

Más allá de moverlas apretando un botón, si queremos usar las persianas para regular la temperatura de nuestro hogar, es necesario accionarlas de forma automática, subiendo o bajando en función de la salida y puesta de sol. Existen dos formas de hacerlo: mediante la programación horaria (función crepuscular en algunos fabricantes) del mando a distancia o mediante un sensor de sol que enviará una orden de subida y bajada a las persianas cuando el sol dé en la fachada.

Para realizar estas instalaciones, es preferible optar por soluciones radio (inalámbricas), que no requieran cableado entre el mando o sensor y el motor de persiana. El coste del material puede ser mayor pero se ahorra en obras y tiempo. Estos sistemas tienen además la ventaja de permitir incorporar un mando general, es decir, un control de pared que baja o sube todas las persianas de la casa con sólo apretar un botón, para mayor comodidad, en vez de ir habitación por habitación comprobando que hemos cerrado la casa al irnos de vacaciones.

Los sistemas de motores para persianas más avanzados incorporan funciones como detección de obstáculos (la persiana se para cuando está bajando si, por ejemplo, nos hemos olvidado la maceta en el hueco de la ventana, sin presión que desgaste las lamas, el motor ni la maceta), ver en el punto de mando si el sensor de sol ha activado el movimiento de la persiana o incluso la posibilidad de un control domótico conjunto con toldos, cortinas, luces, puerta de garaje, etc.